• Revista El SAbado — El Mercurio — Abril 2003

    Rosario Gómez

    EL ÉXITO DEL ALMA

    Rosario Gómez vive en una casa llena de ángeles, duendes, cuarzos y cascadas de agua. Tiene una gata que se llama Tomasa. Tomasa se cuela a la casita interior en donde Rosario ve todo lo que relación con sus libros — Cuentos con Alma I y Cuentos con Alma II —. Hay velas, atrapasueños, piedras de colores y una música que parece grabada en el cielo. Un presente bien alternativo que no tiene mucho que ver con su pasado de alumna del Villa María.

    La paz que irradia el lugar también se aprecia en Rosario, quién es menuda, con unos ojos parecidos a los de Björk y tiene 44 años. Ella no necesitó que su primer libro fuera publicado por una Editorial para vender 16 mil ejemplares en un año y medio. Es más, hace poco se dió el lujo de rechazar una oferta que le hizo la editorial Planeta para publicar sus libros.

    Es que Rosario se ha convertido ella misma en su propio sello. En octubre pasado creó la "Editorial Por Un Mundo Mejor", como una forma de ordenar sus fenómenos de ventas.

    —Todo ha sido tan mágico —dice—. Mis libros no han tenido ninguna publicidad. Apenas concedí una entrevista, porque creo que uno no es lo importante, sino aquello que dicen los libros. Ha sido una opción. Lo mismo que autoeditarme porque a mí, luego de lo bien que le fue a Cuentos con Alma I, me llamaron de una editorial importante (Planeta) y les dije que no porque me di cuenta que no me convenía.

    Rosario ha puesto en sus libros cuentos anónimos que ella ha recopilado porque la han impactado en distintos momentos de su vida. “Ha sido bien impresionante también la respuesta que ha tenido en lolos y niños. Me contaban el caso de un niño de seis años que para el día del padre llegó con una cajita envuelta que no tenía nada. ‘Qué me regalaste’, le preguntó el papá. ‘Pero, papá, mira este cuento’. Y era el de la cajita llena de besos”.

    Rosario tiene dos hijos que ya están en la universidad. Su ex marido se encarga de costearle los estudios, mientras ella vive de lo que la literatura le está dando. Antes ejerció como educadora de párvulos, tuvo un negocio de artesanía y trabajó como ejecutiva en el Banco Santander. Ahora está empeñada en sacar un tercer texto para fin de año y amasa la idea de, algún día, sacar un libro con cuentos propios, escritos de su puño y letra. ||

    volver